Se ralentiza la automatización en las empresas
Automatización y Robótica

Se ralentiza la automatización en las empresas

El sector de la logística es uno de los sectores que menos está sufriendo las consecuencias de la pandemia. La pretensión de automatizar almacenes y centros logísticos sigue siendo una de las prioridades de las empresas. Una prueba indiscutible son las grandes financiaciones que recientemente ha recibido Locus Robotics y ahora Otto Motors. Con esto pretenden afrontar con garantías el período de expansión prevista en el resto de los mercados internacionales.

Otto Motors es una parte del creador de robots móviles Clearpath Robotics Inc, un desarrollador de robots móviles inteligentes con los que intenta dotar a las fábricas de un aparato versátil, fiable y sobre todo rentable. Apremia ampliar la productividad de los almacenes inteligentes para los sectores de la Industria 4.0, Deloitte indico en 2018 en un informe que, simplemente en EEUU para 2028, iba a haber una demanda de 2,8 millones de puestos.

Productividad, efectividad, retorno rápido de las inversiones… son ciertas de las ventajas que tienen los robots AMR con los que OTTO pretende conquistar el sector de la intralogística. Hasta la fecha el 70 % de las corporaciones que han mejorado sus robots son de Fortune Global 500. General Electrics, Toyota y Nestle son algunas de las grandes corporaciones que están mejorando sus instalaciones por medio de sus aplicaciones inteligentes. 

En este mercado globalizado y tan competitivo que nos encontramos, existen potentes alternativas con las que OTTO deberá competir en los años sucesivos, como son MIR y Locus Robotic, quien hace escasos días obtuvo 41 millones de dólares de fondos de inversión.

Es un reto que desde la semana pasada OTTO afrontará con mayor garantía, debido a que han hecho público que acaban de ingresar 29 millones de dólares de Serie C. Esta inyección de capital forma parte de los 83 millones de dólares que hasta la fecha ha recibido la empresa de robótica con capital de inversores.

Es un estímulo esperanzador para un sector como el de la robótica industrial que ve desde hace unos años como se están parando las inversiones en la Automatización Industrial.

OTTO Motors ha visto una crecida de la demanda de pedidos de empresas relacionadas con el sector alimentario, farmacéutico y de bebidas a consecuencia de la pandemia.